Unkido

José Mataloni y Laura F Campillo    

Darse cuenta muta la realidad

Posted by LAURA on 12 Ee abril Ee 2018 a las 13:45

Cuando era adolescente creía que todo el mundo venía a mí a contarme sus problemas y que luego “nadie” me escuchaba los míos. Después me fui dando cuenta de que consideraba que mis problemas no eran importantes, o me avergonzaba de contarlos. Era yo quien no hacía el movimiento. Dejé de culpar al fuera y fui teniendo otro tipo de amistades, con comunicación de ida y vuelta.

Darse cuenta muta la realidad.

Poco a poco, se fueron abriendo más capas de cebolla, y alguna vez que me “desnudé” y conté lo más íntimo de mí, después aquello “fue utilizado en mi contra”. Eso me permitió ver cómo yo misma trataba a mi propia vulnerabilidad, a mi intimidad. En qué forma arcaica y peregrina sostenía una creencia de que mi intimidad era condenable. Pero afortunadamente...

...Darse cuenta muta la realidad.

Podría haberme hecho desconfiada, y quizás, a veces, surge el impulso, la duda (me abro o no), pero la confianza que sostengo ahora, voy viendo, no depende de lo que haga el otro, porque haga lo que haga el otro, me va a permitir ver dónde aún no me respeto, dónde aún pido a cambio... y dónde aún millones de cosas que son el combustible de re-conocerme desde un paradigma diferente al paradigma particular que sostengo. Si la confianza se sustenta en la comprensión de un paradigma que me da la lógica de lo que me sucede, la base de la misma es muy distinta.

Cada circunstancia, entonces, te permite ver cuál es ese paradigma particular sesgado, cómo se ve desde ahí, con la reacción primera que me causa el otro, y asumir que es responsabilidad mía todo lo que siento, me permite percibir desde un paradigma global que despega la particularidad, y dentro de aquello impersonal, cada situación es vista en forma completamente diferente al “culpa dentro-culpa fuera”.

Ahora me asombra cómo la gente confía en mí, y me produce una enorme alegría y agradecimiento, porque puedo ver el caminito que ha generado eso.

Y si te estás preguntando por qué la gente no confía en ti, pregúntate mejor qué tipo de confianza ofreces tú a la gente. Si te responsabilizas, te haces cargo de lo que te sucede cuando alguien te abre de par en par su corazón. Si te haces cargo de lo que sientes cuando alguien te muestra cien por cien su vulnerabilidad, o su rabia contigo. Cómo acoges la ira, el juicio, la impotencia, la inmadurez, la soberbia, o el dolor de otro, te enseña cómo los acoges contigo. Cómo acoges la desnudez ajena, te muestra cómo acoges la tuya misma. Y afortunadamente...

Darse cuenta muta la realidad.

Entonces, llegó un momento en el que empecé a ver la vida de esta forma extraordinaria, y me daba vergüenza compartirlo porque creía que decirlo iba a ser acusado de soberbia, así que, me quedaba en la duda, elegía achicarme, para no asumir la responsabilidad y la extraordinaria belleza de mirar el mundo desde un paradigma disponible a cualquiera, sólo que tenga un mínimo de intención de asumir que lo que siente al comunicarse con su realidad, es su responsabilidad.

Es cierto eso de que, a lo que más tememos es a brillar con luz propia.

Darse cuenta muta la realidad.



Categorías: Ninguna

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios